Noticias
LAS RABIETAS DE NUESTROS HIJOS
12 de agosto de 2016

Un niño de entre dos y cuatro años ya empieza a tener opiniones y deseos propios, que no siempre coinciden con los de sus padres, por lo que tener una rabieta en parte se produce como forma de desahogo, de sacar el enfado, pero también buscan expresar eso que sienten, comunicarse y hacérselo llegar al otro.